moda

De calor a frío – Guía básica para armar tu closet de invierno low budget edition

El invierno puede ser duro, especialmente si vienes del Caribe donde el invierno directamente no existe. Cuando decidí venir a Argentina estaba consciente (y preocupada) sobre el clima porque como es de público conocimiento acá, como en la obra de Vivaldi, tienen las famosas 4 estaciones (Primavera, verano, otoño e invierno). Personalmente, con la que más me costó amigarme fue con el invierno, ya que había mucho déficit de ropa especialmente de invierno en mi placard/closet y eso consistía en invertir o reinventarme un placard con el cual pudiese sobrevivir todo el año. 

Lo primero que hay que estar consciente cuando te vas a vivir a otro país es el clima e investigar qué ropa es la adecuada para cada tipo de estación. No hace falta comprar ropa extravagante o fancy, especialmente cuando tienes un low budget o presupuesto apretado. Dependiendo del sitio donde estés vas a necesitar (o no) ropa térmica, en mi caso por suerte en la ciudad de Buenos Aires no hay un frío tan extremo en comparación al corazón de tu ex o del sur de Argentina, y es por eso que no entró en mi lista de prioridades.

Un buen abrigo es fundamental, fue la primera inversión que hice y puede que tengas que gastar un poco más o buscar en sitios más económico como hice yo, pero en estos sitios me fijo mucho en sentir la calidad de la tela, ese tipo de tela que sientas que va a durar. Otra opción son las ferias americanas o las ferias de ropa usada donde puedes conseguir ropa de estación a buen precio y hasta de marca. Un buen consejo es asegurarte de que sea lo más básico o clásico posible, que combine con todo y obvio que sea bastante abrigado, para que se pueda usar a diario.

Las calzas y las medias van a ser tus mejores amigas, en mi primer invierno efectivamente no estaba acostumbra a co-existir en bajas temperaturas, lo que yo hacía era ponerme calzas por debajo del jean o pantalón para tener ese extra, y otro lado positivo de tener calzas es que puedes reciclar tus vestidos o faldas de primavera-verano, simplemente colocas las calzas por debajo y ya tienes un look de invierno.

                  Exhibit A                                                     

    Exhibit B

Todo esto me lleva al mejor truco que aprendí en este país, la famosa técnica de vestirse como cebolla, esta técnica consiste en colocar varias capas de ropa una encima de la otra, lo único negativo de esta técnica es que te puede sentir algo claustrofóbico o tambien un poco vulnerable cuando te tengas que ”desnudar” -como digo yo- al entrar a un sitio donde hay calecfacción, pero de resto funciona. Un ejemplo de la tecnica de la cebolla es Joey de Friends: 

(un clásico)

Las accesorios de invierno como guantes, bufandas y gorros son un plus aunque yo casi siempre los olvido por todos lados, sin ellos la paso mal pero no tan mal, así que no son tan necesarios.

Los zapatos no son de mucha importancia en este tema, en mi caso mis primeros inviernos los sobreviví con zapatos cerrados tipo deportivos comunes o zapatillas, después con el tiempo invertí en unas botas pero porque quería elevar mi outfit y en realidad las uso todo el año sin importar la estación porque #HijaDelRock, pero como tal no hace falta en invertir en zapatos excepto que lo único que tengas en el placard sea sandalias/cholitas/ojotas.

Extra tip: Si quieren evitar las altas facturas de gas o de luz en invierno siempre es una opción estar abrigado en casa para que no tengas que encender por tanto tiempo la estufa, excepto que seas de los afortunados que viven en edificios con calefacción central (los envidio)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *